Conoce el daño que provocan los agentes externos a nuestra piel y qué tipo de crema es la adecuada.

 

Sabías que el 80% de la radiación más perjudicial se recibe antes de los 18 años. La Academia Española de Dermatología ha iniciado una campaña de prevención y está alertando a todo el mundo (AEDV https://aedv.es/).

El mayor problema de esto, es que la gente no le da mayor importancia o cree que se cuida lo suficiente, y no es verdad. Muchas veces tenemos sequedad, grietas, algunas heridas producidas por los cambios bruscos de temperatura o por las largas exposiciones al sol o quizás, no utilizamos la protección adecuada cuando trabajamos con las manos, o no usamos la crema específica para esa dolencia. Es necesario empezar ya...

Pero también, uno de nuestros problemas es saber elegir cuál es la mejor crema para nuestro cuerpo. La clave está en informarnos más, y por eso, queremos ayudaros y daros alternativas para que prevengáis y preparéis vuestra piel, y la de vuestra familia, contra aquello que la perjudica.

Como ya hemos hablado en artículos anteriores, uno de los elementos es el sol, por lo que siempre, tanto en invierno como en verano, es necesario protegerse con protectores solares y evitar exposiciones muy largas. También tenemos los grandes cambios de temperatura, cuando se cambia de estación, especialmente del verano al otoño o al invierno, y cómo no, el viento, otro agente externo que nos daña sin darnos cuenta.

Pero, ¿cómo podemos luchar contra los posibles daños que perjudican a la piel y protegerla? Es necesario que utilicemos cremas que hidratan y nutren al mismo tiempo, pero no nos vale cualquier crema; ésta tiene que ser natural, ecológica,  o cuyos componentes no sean perjudiciales para la salud (que no tengan componentes químicos). En este artículo, os vamos a ayudar a que podáis identificarlas.

Cuántas veces nos hemos preguntado qué tipo de crema necesitamos para mejorar nuestra piel. Es verdad que el 90% de las veces, elegimos aquellas que creemos que son las más adecuadas, y por el contrario, no lo son. Actualmente tenemos tantas variedades que no sabemos cuál es la mejor para nuestro tipo de piel y para lo que la necesitamos. En este artículo, os vamos a explicar algunas características que muchas personas nos han preguntado:

“¿Qué diferencias hay entre una loción corporal, una crema corporal y una manteca? Y ¿Cuál es la mejor para mí?”

Empezaremos explicando la diferencia entre loción corporal y crema corporal. Las dos son cremas para el cuerpo, la diferencia es que las lociones corporales tienen una densidad más líquida y fluida ya que tienen una gran cantidad de agua en su composición (casi un 75% de agua), se puede decir que son más ligeras. Están indicadas para aquellas personas que tienen la piel normal o con tendencia grasa. ¿Qué beneficios poseen? Pues, se secan antes y se adaptan muy bien a nuestro estilo de vida que tenemos hoy en día. Pero tienen algunas desventajas, al tener tanto porcentaje de agua, sus componentes hidratantes no penetran en las capas más profundas de la piel al evaporarse, por lo que la hidratación es más bien superficial y no regenera como otras cremas o mantecas.

Si estas lociones tienen aceites esenciales o aceites hidratantes (aceite de almendras dulces, rosa mosqueta, aceite de oliva, aceite de coco, etc.) pueden ser una alternativa a esas cremas corporales más densas y pueden llegar a tener la misma función, por lo que os animamos a probarlas.

 Luego están las cremas corporales que poseen mayor densidad que las lociones, ya que no tienen tanta cantidad de agua, y su mayor componente es el aceite. Su densidad es más espesa y grasienta. Se suelen recomendar a aquellas personas que tienen la piel seca o sensible. Estas cremas penetran más que las lociones y la piel se hidrata mucho más.

Y, por último, hablaremos de las mantecas, que últimamente tienen un uso más reciente en la cosmética actual. Y os preguntaréis, ¿qué son?, son cremas más densas, mucho más que las cremas corporales, por su aspecto parecen “mantequilla”. Son más gruesas, más naturales y ayudan a los distintos problemas que pueden tener la piel. Estas no están disueltas en agua como las lociones o las cremas, ya que su textura es muy sólida, esto puede llegar a ser un inconveniente a la hora de extenderlas, ya que cuestan mucho más, pero se recomienda calentarlas en las manos y después cuando se han transformado en aceite, extenderlas directamente en la piel. El tiempo de absorción es mayor, es decir, al no llevar agua y ser prácticamente grasa, la piel tarda mucho más en absorberlas, pero los grandes beneficios que tienen, son increíbles, porque las propiedades penetran en las capas más profundas de la epidermis, llegando a las capas que dan la firmeza a la estructura de la piel y de este modo, la regenera y la rejuvenece.

 Las mantecas como la de Karité son ideales para prevenir el envejecimiento prematuro y para todas aquellas personas con problemas cutáneos como: sequedad, grietas, descamación, irritación, tirantez, etc.  Nosotros aconsejamos a aquellas personas, que tienen los problemas anteriores, utilizarlas por la noche antes de acostarse, de este modo la piel va absorbiendo lo que necesita, y expulsará aquello que le sobra. Siempre recomendamos que las mantecas o los productos que nos pongamos en la piel, sean naturales y que no tengan ningún componente que tapone el poro, porque si no es así, perjudicaríamos y perderíamos los efectos de esas cremas, es decir, si tapamos el poro y nos echamos cremas demasiado grasas, y con componentes perjudiciales, la piel no respiraría y no expulsaría las toxinas, además al no tener agua, perderíamos el agua de las capas más profundas creando sequedad, deshidratación y envejecimiento prematuro; también saldrían los famosos granos tan indeseables, por eso, tenemos que estar atentos a todos esos ingredientes que perjudican, y buscar siempre aquellos ingredientes naturales tan buenos como son el “aceite de oliva”, “la manteca de Karité”, “el aceite de almendras dulces”, “el aceite de coco”, etc. (sin otros componentes industriales). 

Si queréis más información, podéis acudir a “Natural Medicines Comprehensive Database” donde clasifican la eficacia de los productos a través de una evidencia científica.

Cada vez está demostrado que los beneficios de los componentes naturales son la mejor opción para tener una buena salud. No solo debemos preocuparnos por lo que comemos, sino también, por lo que nos ponemos en la piel. Desde Láurel Cosmetics, queremos informar y ayudar para saber qué es lo hay que comprar y utilizar para mejorar nuestro aspecto y nuestra salud, sin perjudicar nunca al medio ambiente y a los animales.

¡Si quieres conocer nuestros productos pincha aquí!

Dejar un comentario

Productos deseados

Tu lista de deseos está vacía