5 pasos para exfoliar la piel y tenerla más sana y luminosa

¿Cómo podría cambiar el aspecto de mi piel con manchas, sequedad y grietas? Sin lugar a duda una exfoliación es ideal, pero ¿Cómo hay que exfoliar la piel?, ¿qué producto es el más adecuado?, ¿hay que limpiar primero antes de exfoliar?, ¿cuántas veces hay que hacerlo?

Estas son algunas de las preguntas que hemos recibido y queremos ayudaros con algunos pasos muy sencillos que podéis introducir en vuestra rutina diaria. Pero primero, queremos explicaros qué es la exfoliación.

Es un proceso muy importante y necesario que pocas personas realizamos en nuestra rutina diaria. "Consiste en la eliminación de las células muertas de la superficie de la epidermis con masajes y productos, que ayudan a eliminar dichas células, así las nuevas aparecerán y darán un aspecto mucho más saludable".

Ya en la época de los romanos lo hacían con arcillas o areniscas mezcladas con aceites aromáticos, que después, rascaban con utensilios metálicos de la época. Actualmente, ese método ha cambiado, pero seguimos con este mismo proceso, ya que realiza una renovación celular, elimina las células muertas y mejora el aspecto de la piel.

La exposición diaria al sol, al aire, la polución y otros elementos, que se dan en el medio ambiente, afectan enormemente y, como sabemos, nuestras células se van regenerando cada periodo de tiempo, pero si no caen esas células, se quedan esas manchas o la piel se queda sin brillo o muy áspera. La eliminación de esas células sin vida es un proceso natural, si ayudamos a eliminarlas, el resultado es mucho mejor; estimula la piel, salen otras nuevas con más brillo, regenera la circulación y la piel adquiere un aspecto mucho más saludable.

Como hemos dicho anteriormente, las células muertas crean manchas y durezas en algunas partes de nuestro cuerpo como: brazos, pies, talones y codos. Si adquirimos esta rutina de exfoliación, todas esas impurezas que se acumulan en la superficie desaparecen, consiguiendo una piel limpia, más sana y suave.

¿Cuál es la mejor forma?

Es cierto que actualmente hay muchos métodos y productos que ayudan a realizar esta acción. Se pueden utilizar jabones que limpian y exfolian al mismo tiempo, existen aparatos que ya hacen ese proceso y también los guantes exfoliadores que son muy prácticos. Nosotros siempre recomendamos el que más natural sea para cada persona, pero siempre hay que limpiarla para realizar esa exfoliación.

¿Cuántas veces es necesario exfoliar la piel?

Nosotros aconsejamos una vez a la semana a aquellas personas con pieles normales y para pieles más sensibles, se aconseja una exfoliación cada dos semanas.

El mejor momento para realizar este tratamiento es por la mañana, porque por la noche, es cuando se realiza ese proceso de renovación o regeneración celular, así cuando nos levantamos, eliminamos todas las impurezas y ayudamos a nuestra piel a quitar todas aquellas células no necesarias. Por lo tanto, limpiamos bien con un jabón natural (por ejemplo “el Jabón de aceite de oliva y aloe vera”) que elimina las impurezas y mantiene el pH de la piel, y a continuación, exfoliamos con un exfoliante natural, por ejemplo, nuestro “Exfoliante de Manteca de Karité con aroma de frutos rojos”, cuyos ingredientes son aceite de almendras dulceazúcar y manteca de karité, consiguiendo unos resultados espectaculares.

La exfoliación con el Exfoliantes de manteca de Karité es tan natural y sencilla, que cuando se deshacen los gránulos de azúcar, la piel se ha renovado, debido a que esa duración, es la suficiente para este procedimiento, es decir unos 30 segundos aproximadamente, tiempo que se recomienda para eliminar las células sobrantes.

Durante ese periodo, la circulación se activa y la piel adquiere un tono rosado o rojizo, que nos indica que el tratamiento ha sido adecuado. A continuación, te resumimos los pasos:

  1. Limpiamos la piel con un jabón natural sin tóxicos y que cuiden el pH (jabón de aceite de oliva y aloe vera)
  2. Extendemos el Exfoliante de manteca de karité, en las zonas que queremos tratar.
  3. Hacemos un masaje en círculos con la piel húmeda hasta que los gránulos de azúcar desaparecen.
  4. Aclaramos con agua templada y masajeamos todo el cuerpo o la zona tratada, extendiendo la manteca que ha quedado impregnada en la piel.
  5. Secamos con una toalla la piel sin frotar, con pequeños golpes.

Como ves, el resultado es increíble, después de todo el proceso no es necesario utilizar ningún hidratante porque el “Exfoliante de manteca de Karité”, ya es un nutriente muy efectivo. Su gran beneficio es, que hidrata desde las capas más profundas de la epidermis sin tapar el poro, dejando que la piel transpire, gracias a sus ingredientes naturales (sin conservantes, sin parafinas, sin parabenos, sin tóxicos)

¿Cuáles son las cualidades del Exfoliante de Manteca de Karité? Aquí te las resumimos:

  • Nutre desde las capas más profundas de la dermis.
  • Elimina las células muertas de forma natural y sencilla.
  • Sus ingredientes son naturales (manteca de karité, azúcar, aceite de almendras dulce y tocopherol)
  • No tapa el poro de la piel.
  • No tiene conservantes, ni parafinas. 
  • Vegano.

Esperamos haberos ayudado y que, con estos simples pasos, podáis  mantener esta rutina y conseguir una piel sana, limpia, suave y bonita durante todo el año.

Dejar un comentario

Productos deseados

Tu lista de deseos está vacía